TEMAS-Archivo del blog

lunes, 23 de marzo de 2009

El conflicto entre Mozart y Salieri: EL GENIO, LA MEDIOCRIDAD Y LA ENVIDIA.

                                                                                                                               

El conflicto entre Mozart y Salieri



  EL GENIO, LA MEDIOCRIDAD Y LA ENVIDIA. Nos quedan muchas dudas en la hipótesis que se refiere a que si Mozart no hubiera nacido, compositores como el casi olvidado Antonio Saliri, gozaría hoy de una vasta reputación. Salieri no fue el destello de mediocridad como se describe a si mismo en “AMADEUS”, la obra del dramaturgo Peter Shaffer, sencillamente fue molde perfecto para cumplir con los requerimientos que su sociedad le exigía. Sus estándares estéticos estaban sencillamente acomodados a las exigencias de la corte en un periodo tan peculiar en la historia del arte de occidente. La dificultad estriba en que Mozart estuvo muy por encima de esos requerimientos y muy por encima de lo esperado. Mozart aterrorizo a Salieri y a quienes visualizaban el arte como un elemento decorativo para la corte, únicamente, porque ellos no podían comprender la existencia absoluta del genio musical con el que había nacido Wolfgan Amadeus Mozart, un artista atemporal. Nunca entendieron el porqué este escuálido y pequeño joven era tan seguro de si mismo y arrogante a la vez. Por otro lado Salieri interiormente sí entendía porqué Mozart siempre mostró tanta seguridad, porque, contrario a sus superiores, él sí reconocía el genio de Mozart, pero, lo que nunca pudo aceptar, es que ese genio residiera en un ser tan repulsivo y de tan poco valor, para él. Eventualmente este sentir lleva a Salieri hasta la locura. Salieri, quien fuera maestro de grandes músicos, entre los que se encuentran Beethoven, Schubert, Liszt, Czerny y Hummer e incluso uno de los hijos de Mozart, poseía una carrera de prestigio y bien remunerada, contrario a Mozart. Cuenta la historia, que Salieri en un intento de suicidio en 1823 y nueva vez en 1825 confesó haber sido quien supuestamente enveneno a Mozart, creando una gran controversia en ese momento. Alexander Pushkin, escribió una obra llamada “Mozart y Salieri”, basada en la confesión que este hiciera de su supuesto asesinato. En este drama el autor, crea un contraste entre el implacable y volátil genio y la carga pesada de un simple talento mediocre. Salieri es visto como víctima de un conflicto de intereses y lujuria. Primero tenemos la derrota de Salieri al no poder escribir una pieza musical que se convirtiera en una obra maestra, segundo, su pérdida de la inmortalidad, su deseo de servirle a Dios con gran música y su deseo de fama personal van en total oposición. El autor nos presenta el tema conjuntamente y de manera climática en el encuentro de estos dos deseos que Salieri arrastraba. Haciendo énfasis en la idea de que Antonio Salieri, a pesar de implorarle a Dios que lo ayudara a crear una obra maestra de la música, se dedica a tratar de obtener una obra de Mozart para hacerla pasar como suya. Al fracasar en su intento y en su deseo de inmortalidad como compositor, se da cuenta de que puede lograr la inmortalidad pasando a la historia como el asesino de Wolfagan Amadeus Mozart. A. Wood escribió escribió lo siguiente sobre la obra de Pushking: “la mente perspicaz de Salieri trabajo hasta alcanzar una argumentada racionalidad, para demostrar la idea de que envenenar a su “amigo’’ sería un acto de justicia en nombre del arte que ellos defendían- con esto, él protegía a la comunidad artística en general de ser reducida a menos que nada, por la genialidad de Mozart”. Shaffer, en su versión de esta historia, la afamada obra “Amadeus” (llevada al teatro y al cine con extraordinarias criticas), nos deja saber que ésta, no es una obra que pretende ser una historia objetiva sobre la vida de Wolfagan Amadeus Mozart, sino, una historia contada por Salieri, un anciano con perturbaciones mentales, enclaustrado en un asilo en Viena por el año 1923. Un anciano, quien habiendo fracasado en su intento de suicidio, se ve atrapado en el complejo de culpa que lo acorrala como un fantasma que esta más presente en él, que el recuerdo que su música produjo en quienes alguna vez la escucharon. En los diarios de Beethoven, “Libros de Conversación”, encontramos repetidas anotaciones sobre la enfermedad de Salieri, su disturbio mental, sus confesiones de asesinato y el rumor persistente de que Salieri si asesinó a Mozart. A pesar de que no hay evidencias concretas de que este hecho sucediera realmente, si han quedado numerosas cartas y testimonios que reafirman el temor y desprecio que Salieri sentía hacia Mozart, haciendo todo lo posible, hasta utilizar todo el poder que tenía en la corte, para destruirle la carrera. “Nuestros nombres estarán siempre juntos eternamente _ suyo en fama, pensamiento e infamia. Mientras nos acercamos al final de Amadeus, el misterio todavía nos envuelve, porque, hay formas incluso más sutiles y de reacciones más aletargadas con las que se puede matar a un enemigo. Amadeus, es una obra sobre las grandes pasiones humanas. Después de todo, ¿quién no ha vivido en carne propia o por lo menos, quien no ha visto de cerca, los estragos de la envidia, mediocridad y los bajos sentimientos? Al leer “Amadeus”, nos damos cuenta de que Petter Shaffer, sorprende una vez más con su gran capacidad para envolvernos en una variedad de pasiones y conflictos. La psicología de sus grandilocuentes personajes delata a un hombre/escritor de gran sensibilidad, profundo sentir y extraordinaria preparación. El Señor Shaffer, pertenece al grupo de los dramaturgos más aclamados del siglo veinte. Amadeus, reafirma sus brillantes como exquisito artista, capaz de despertar en la audiencia los más dormidos instintos. No hay descanso para la imaginación, su insistente y acertada visión, nos involucra en la vida de esos seres tridimensionales, como si fuera nuestra propia vida. En esta obra Amadeus deja de ser ese músico que solo pueden tocar y entender los eruditos. Aquí encontramos al hombre, al ser que nos dejo un legado musical que ha sobrevivido y sobrevivirá el tiempo y sus cambios sociales. Un hombre bendecido por la naturaleza. El autor enlaza una historia de intriga, mediocridad y envidia con un periodo tan lleno de detalles en la evolución artística y social. Amadeus retrata la vida de un hombre, Antonio Salieri, atrapado en su propio conflicto existencial. La historia del talento y la mediocridad, del uso y abuso de poder, del conflicto de intereses, de la imposición de una sociedad opresora y castrante. Estamos hablando de una obra totalmente contemporánea que lleva al lector a identificarse con todos sus pasajes, independientemente de que este tema histórico haya sucedido en el siglo XVII o XVIII. “Amadeus” Un Gran Recuerdo De La Puesta En Escena Dominicana. En la puesta en escena de “Amadeus” del autor Peter Shaffer, versión libre y adaptación de Iván García, realizada en el Teatro Nacional de la República Dominicana, tuve el honor de compartir con grandes e importantes figuras de la escena local, como es el caso del dramaturgo, actor, director y maestro, el Sr. Iván García Guerra, quien, además de realizar una gran interpretación del personaje Salieri, fue director de la pieza. También, contar con la presencia de uno de los grandes artistas del teatro dominicano, el Señor Franklin Domínguez, actor director y uno de los dramaturgos más conocidos de nuestro teatro, el consagrado actor Pepito Guerra (fallecido), el actor y director de origen cubano, Enrique Chao, que ha realizado una notable carrera como director y actor de la República Dominicana, la actriz y diseñadora de luces Lillyanna Díaz,como actriz de teatro y diseñadora de luces, así como productora ha logrado un sitial muy importante en el arte escénico del país, la actriz Laura García-Godoy, que con una joven carrera ha creado su propia escuela y se ha convertido en una productora y directora de mucha actividad en nuestro medio teatral y quien, además, fue coproductora de la puesta en escena. También, contamos con el talento de Patricia Banks, Ivonne Beras-Goico, Miky Bretón, Felipe Acosta, Gabriel Paulino, Luis Del Valle, Mildred De La Mota y Francis García, todas, figuras muy activas y populares del arte en la República Dominicana. Al elenco se unieron los noveles actores: Rama García, Betsy Pujals, Warner Schulz, Edwin Taveras, Rosa Rivera y Helis Cruz. Contar con nuestro extraordinario artista plástico y escenógrafo, José Miura, fue un acierto para este montaje, ya que realizó una estenografía, que deberá ser recordada por mucho tiempo. El director y luminotécnico Bienvenido Miranda, un hombre que ha contribuido grandemente a nuestro teatro. La musicalización de Milton Cruz, La pianista Olga Voist, Sonidista Sandro Weslosky, el maquillaje de Warde Brea con la asistencia de Cinthia Fernández, la utilería de Juancito Rodríguez, diseño grafico de Cesar García-Godoy, fotografías de Luis Nova. El vestuario fue una colaboración de los grandes diseñadores y modistos dominicanos: Época Pret-A-Porter, Iris Guaba, Milagros Placencia, Nancy Bono. Con la asistencia en el Vestuario de Engels Sánchez. Asistente de los actores, Graciela Kidd y Adriana Rodríguez, Spot de Televisión AME Televisión, Spot de Radio Radio Listin, Locución Varón Valete, Asistente de Producción Giovanna San Giovanni y la asistente de dirección Ana Belén Rodríguez. Para mí fue un gran orgullo interpretar a Wolfagan Amadeus Mozart, primero, por poder reunir y trabajar junto a todos estos grandes artistas de mi país y por otro lado por haber contado con el apoyo de todo el staff, quienes siempre me han expresado una gran admiración y por haber contado con el apoyo de todos los medios de comunicación que siempre han recibido nuestro trabajo con tanto agrado y respeto. Carlos Espinal.

Translate

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.